Bienvenido a Darshan – El Boletín Personal de Swami B. A. Paramadvaiti

Calidad ante todo

d0076a5965599.562b802ba42e0 Estimados lectores,   Ya nos encontramos a mitad de año, seguramente con muchas metas, con muchos proyectos y logros, sin embargo siempre estamos inconformes. Sri Krishna nos educa de tal forma que siempre nos sentimos incompletos. Los problemas son comunes en este mundo, pero quien medita en Krishna tiene un horizonte positivo.  Si queremos que los templos sean exitosos debemos buscar calidad, no queremos templos llenos de personas que están solo por estar, buscamos calidad no cantidad. Krishna ama a los devotos amorosos rendidos a su seva, por esto vuélvete un devoto genuino que mete la ficha, ayuda con amor y entusiasmo a los demás. Un devoto genuino siempre es un buen ejemplo, siempre es correcto con todos, se preocupa por que todos se sientan bien, porque estén felices, nunca dice mentiras, es honesto, amoroso y siempre es un buen consejero dispuesto de ayudar a los demás. Así que vuélvete un buen devoto, nada de mediocridad, porque no vas a tener a tu maestro espiritual todo el tiempo, para que haga el trabajo de alivio por ti. Tú debes volverte maestro espiritual, esa fue la instrucción del Señor Chaitanya. Yo no voy a dejar la misión en manos de una o dos personas. Todos deben de volverse líderes. Hemos venido para amar y a sacrificarnos por los demás, por eso apoya la predica de tu templo, o abre uno si estas inconforme con el que tienes pero realiza este ideal.   En la vida espiritual es muy importante que seamos cautelosos porque lo que nos va a llevar al éxito es la cautela para hacer bien las cosas. Inclusive para tener buenas relaciones es necesario ser detallistas en nuestras actitudes. Las buenas relaciones son muy importantes, por ejemplo, si uno es un presidente de un templo se nutre del entusiasmo de los devotos, debe haber una unión muy fina entre los integrantes de un templo por la cual se consagran a ayudar a los devotos a avanzar. Si no somos decididos de servir a la verdad y de aprender amar a Dios y a todos sus hijos entonces no estamos realmente en el plan positivo. Somos esclavos de la relatividad. Nuestra meta y nuestra realidad son dos polos diferentes. Srila Prabhupada, y los devotos guiados como él por sus maestros, y el Señor Supremo son capaces de liberarnos de esta esquizofrenia de desear felicidad pero actuar en una forma que solo trae más sufrimiento. Un nuevo día y una vieja realidad. Pasamos vida tras vida sin desear el cambiar o rendirnos de verdad. Así llegamos hasta este Kali Yuga y todavía no queremos dejar de intentar de ser disfrutadores, controladores y falsos dueños. Estamos acostumbrados a pensar en todo sólo desde el punto de vista de cómo podemos sacar provecho a lo que sea para aumentar la circunferencia de nuestros karmas. Un devoto afortunado será quien tiene su servicio y su meta en el mismo punto trascendental. Entusiasmo para sus metas transcendentales. Piensen en grande y verán cómo las sorpresas se manifiestan. No retrocedan ni para coger impulso....