Siksa Gurus: Cómo volverse un bienqueriente de la Humanidad - Boletín 012 Junio 2011

Queridos amigos: El proteger, educar y entregar valores a otros en el sendero de la vida es un tema muy importante. Por ello quiero compartirlo con ustedes en esta ocasión; ofrecer refugio, amor y protección es algo tan importante y de gran valor, que sólo con el buen ejemplo y la dedicación sincera puede lograrse.

Todas las áreas de la vida exigen excelencia, así cada uno de ustedes es un líder en un ámbito específico. Las madres son líderes en sus familias, los estudiantes se preparan para ser líderes en su profesión, y qué decir de las personas sabias que se ocupan de practicar una vida espiritual, ellos son líderes y protectores de la sociedad con su ejemplo de vida. Con esto no quiero dar a entender que debe interesarnos una posición o un aplauso, al contrario, un Siksa Guru (o Guía Espiritual) no se caracteriza por esta actitud. En realidad, un Siksa Guru no anhela ser Guru (Maestro Espiritual) sólo desea servir con excelencia. Un Siksa Guru es quien trabaja con el celo artístico de hacer las cosas de la mejor manera para dar alegría a todos los que están bajo su protección.

La mayoría de personas en este mundo siempre están diciendo que no tienen tiempo para dedicar a otros, pero el que busca servir con el corazón deja todo en manos de Dios, incluso la cantidad de tiempo que le dedica a los demás. La dedicación nos vuelve excelentes en el servicio. Dedicar tu vida al servicio de otros es una virtud muy especial, pues tus prioridades y tu tiempo pasan a ser el mayor bien para los otros. Es como un buen médico, sus pacientes hacen fila para ser atendidos por él, así el tiempo del médico se ajusta para darle atención a todos ellos.

En esencia, el tema es cuidar a las personas y no al dinero que ellas tienen. Cada persona vale más que todos los lujosos edificios de una ciudad. Alguien puede comprar todos los edificios y propiedades, pero no puede comprar tu corazón. Nosotros trabajamos por servir mejor a la humanidad, por dar a conocer un mensaje valioso acerca de Dios, por ello queremos encontrar personas que anhelen saber del Señor Supremo y de sus maravillosos planes; esa clase de personas son una bendición para la vida. Todos somos pequeñas almas en comparación a la gran creación de Dios, pequeñas pero muy valiosas, por eso es una pena que exista gente que no entiende la importancia del alma. Alguien que se dedica a causar daño a otros no aprecia el valor de la vida, por eso necesitamos personas preocupadas por los demás, humildes y dispuestas a entregar todo de si mismas por el mayor beneficio de quienes lo buscan, personas que luchan por la Verdad y que con su buen ejemplo se convierten en inspiración para otros. Esto es un Siksa Guru Vaishnava.

Un Siksa Guru es un consejero de primera ayuda, alguien siempre disponible para el servicio desinteresado. En pocas palabras es un médico de urgencia, es quien entrega la instrucción correcta en el momento adecuado para que los demás sean plenamente beneficiados. Es quien va ayudarnos a volvernos mejores personas y desarrollar la fe. La fe es nuestro paso hacia Dios y esta fe es un regalo de Dios. Debes mantener tu fe viva y alerta, y compartirla con los demás.

Alguien que engañe a los que confían en él o que sea hipócrita en sus ideales no es apreciado en el campo de la enseñanza; por eso ser un Siksa Guru significa luchar por no defraudar a nadie. Un Siska Guru representa a la Verdad, él reconoce que quizás no tiene conocimiento sobre muchas cosas, pero entrega todo lo que ha recibido de su propio Maestro y en el caso que tenga alguna duda, recurre a su Maestro para encontrar respuesta y así poder guiar a otros. Todos somos iguales no podemos pensarnos superiores a nuestros hermanos, debemos considerar a cada persona como alguien muy especial, como un potencial sirviente de Dios. Por ejemplo, el taita de la selva puede ser un Siksa Guru, si viene un enfermo él lo sana gracias al conocimiento de la medicina natural que aprendió de sus ancestros, pero si él se convierte en un negociante y comienza a dar yahe a sus pacientes, deja de ser un Siksa Guru y pasa a ser un fraude.

Un Siksa Guru debe sentirse agradecido con todas las enseñanzas que recibió de su Maestro, pues eso muestra que ha tomado en serio lo que ha aprendido. De la misma manera en que un buen hijo profundamente agradecido con sus padres les retribuirá su entrega, el Siksa Guru está siempre buscando demostrar de corazón a su Guru todo su agradecimiento mediante el cumplimiento de su deber. Quién es agradecido con lo que ha tenido recibe el regalo de volverse un representante de la Verdad y de su propio Maestro Espiritual.

En lo personal yo quiero ser un representante de mi Maestro Espiritual Srila A. C Bhaktivedanta Swami Prabhupada, pues él ha sido mi ejemplo de una determinación absoluta y pura para servir a Dios. Un ejemplo viviente de la frase “quién persevera alcanza”, pues así como quién quiere convertise en un cantante talentoso debe practicar y dedicarse, quién desea servir puramente a Dios debe esforzarse al máximo para ello. Ese debe ser nuestro ideal: servir a la humanidad con total dedicación y con todo el corazón. Nada es imposible para un aspirante sincero, pero su esfuerzo debe ser proporcional a sus metas. Uno puede volverse un salvador y bienqueriente de la humanidad, de su país, de su familia... o también puede decidir no salvarse ni a sí mismo.

Es importante que un Siksa Guru esté en constante aprendizaje, pues quien deja de aprender comienza a envejecer. Por eso estamos agradecidos con Srila A.C Bhaktivedanta Swami Prabhupada pues es nuestro Siksa Guru Original, quien vino desde India a enseñarnos cómo podemos convertirnos en protectores espirituales de otros; así como el hijo que sigue las enseñanzas de su padre y luego las comparte con otros. Necesitamos recordar a Dios y a sus servidores como Srila Prabhupada a cada instante para arrepentirnos de los errores del pasado, pedir perdón y llevar una vida de verdadera meditación.

Debemos anhelar volvernos un instrumento del Amor de Dios ayudados por la fuerza de los cuatro principios regulativos de la libertad: la protección de la pureza, la defensa de la veracidad, el cuidado del cuerpo que nos fue dado para servir a la humanidad y a Dios mismo y el respeto por todos los seres vivientes.

Con este mensaje me despido, esperando que llegue al corazón de cada uno de ustedes y los motive a a comprometerse intensamente a servir, servir y servir. Eso es lo único que un Siksa Guru desea: servir con pureza a los demás. Ese debe ser nuestro máximo ideal: lograr la mayor pureza en nuestras vidas.

Con afecto, Su servidor
Swami B. A. Paramadvaiti