El crecimiento está garantizado - Boletín 014 Agosto 2011

Queridos devotos y amigos:


 

 

 

 

Mi maestro espiritual Srila A.C. Bhaktivedanta Swami Prabhupada (también llamado Srila Prabhupada) dedicó su vida a propagar Conciencia de Krishna y nos enseñó a distribuir este mensaje divino de la forma más hermosa nunca antes vista, pues la Suprema Personalidad de Dios nos llama al mundo del amor, y Su devoto es el encargado de entregarnos esta invitación.

El devoto de Krishna quiere llegar al corazón de las personas y sembrar la semilla del amor por Dios. Srila Prabhupada me inspiró una misión en la vida: formar una familia espiritual. Todo aquel que conoce y entiende la misión de Srila Prabhupada llega a este paso natural, expandir la Conciencia de Krishna.

Srila Prabhupada nos habló del amor espiritual. Las relaciones entre las personas nos dan una experiencia limitada del amor. Por ejemplo, el amor a la esposa e hijos no es el mismo amor que se siente por la naturaleza. Srila Prabhupada nos enseñó amor por la Madre Tierra, amor sin fronteras. Toda actividad inspirada en este ideal es una muestra de amor, desde cocinar, dar conferencias, hacer páginas web u otros. La meditación es la misma y es dar felicidad a quien se cruce en nuestro camino. Debemos desarrollar proyectos para que más personas puedan conocer a Krishna. Este es nuestro compromiso y servicio para la humanidad, nuestra meditación, nuestro yoga, nuestro sacrificio y nuestra felicidad. Esta es mi misión.

El concepto de "Prabhu data desh" es fijarnos una meta en la vida. No permitas que tu vida pase sin hacerte las siguientes preguntas: ¿Cuál es mi meta en la vida?, ¿cuánto amor pongo en las metas que tengo?, ¿considero el amor espiritual como algo importante a lograr?, ¿cómo supero los obstáculos en la vida?

A veces, parece que todo está en contra de nuestros planes o suceden cosas que nos distraen de nuestra meta. Por ello, los sabios nos aconsejaron a concentrarnos en nuestros ideales, sólo así lograremos, paso a paso, los objetivos. En el camino debemos analizar cuánto amor vamos construyendo en nuestra vida. Amor a los padres, a los hijos, a nuestros hermanos, a los animales y amor a los héroes del amor como Srila Prabhupada, Srila Sridhara Maharaj. El amor es la esencia de la vida, es la riqueza verdadera. En este estado, todo lo que haces se vuelve una ofrenda y tus relaciones son de corazón a corazón. Una relación que no es de corazón no es importante. Nuestras relaciones no son de corazón cuando no hemos sabido apreciar que cada persona es especial. No mantengan malas relaciones con nadie, cada ser humano se merece todo el amor que tú también anhelas. Un estudiante de la Verdad armoniza siempre con todos. Cuando aparezcan dudas o perturbaciones en el camino, tu amor por Krishna te dará fuerza y luz para seguir adelante.

Has pensado: ¿Quién te quiere completamente?, ¿quién estaría dispuesto a dedicarse completamente a ti?, ¿existirá esta persona?, ¿quién está pendiente de cada cosa que haces y piensas?, ¿quién está animándote a crecer y a dar todo de ti? Cuando amas a alguien, ¿esperas algo de él o ella? Pues de seguro, esperas todo de él o ella. Una reflexión es que quien te ama, espera todo de ti. Krishna quiere tu corazón. Él no quiere ser un amigo, Él quiere ser la estrella de tu corazón. Una persona que es la estrella de tu vida será tu amor e ideal para toda la vida.

Vida espiritual es aprender a servir. Hay mucho que aprender para servir. En mi familia espiritual hacemos reuniones para no perder la visión unida de trabajar por la humanidad. También invito a los diferentes directores de centros de prédica a viajar y que conozcan el trabajo en otras comunidades, de esta forma se alimenta el deseo de servir.

Srila Prabhupada nos dejó mucho servicio a la humanidad. Por ejemplo: Promover el vegetarianismo, ecología. Por ello, iniciamos la campaña llamada "Revolución de la Cuchara" para incrementar conciencia en el cuidado y protección de los animales, pues Srila Prabhupada explicó que sólo después de despertar sensibilidad por los animales podríamos entender temas espirituales.

Con mucho afecto,
Swami B. A. Paramadvaiti