¿ Cómo capacitarnos para servir mejor ? - Boletín 015 Octubre 2011


Queridos devotos y amigos Me encuentro de regreso en Vrindavan, después de un gran recorrido por Sudamérica, donde compartí con muchos miembros de nuestra familia Vrinda.

Quiero comenzar agradeciendo a todos por la amorosa confianza que ha sido plantada y propagada alrededor del mundo en manos de mis representantes, especialmente sanyasis, maharanis y presidentes de templo, ellos han hecho posible que nuestra familia espiritual exista, por eso es que agradezco a aquellos devotos que están listos para tomar responsabilidad de ayudar y proteger a otros.

Durante mi estadía en Perú, se desarrolló en la finca "Eco Truly Park" otro retiro de intenso estudio y formación educativa de la familia Vrinda, el cual duró cuatro días. Este evento fue lleno de reflexiones sobre cómo entrenar a mis estudiantes en su servicio de servir a la humanidad. Tenemos que entusiasmarnos y concientizarnos en lo que hacemos, pues todos los lugares conectados a la familia Vrinda son centros de amor y confianza del maestro espiritual. Por eso, un maestro espiritual tiene que ser genuino para que todo provenga de manera correcta, ¿y cuál es la manera correcta?

Debemos trabajar en desarrollar compasión. Todas las habilidades que hemos adquirido son regalos que Dios mismo nos ha otorgado por misericordia para realizar tareas específicas. Nada proviene de ti, todo proviene de Dios y tú eres la herramienta por lo cual eso se manifiesta. Sin misericordia no hay amor ni confianza, porque éstas junto con las bendiciones de los santos descienden para que de esa manera tú te vincules y vincules a otros. Lo que une nuestro camino hacia el amor supremo, hacia cada uno de nuestros centros espirituales, hacia nuestras fincas, hacia nuestra lucha por mantener viva la conciencia de Dios es la fe, la fe en Srila Prabhupada, y es que por su misericordia aún podemos continuar sirviendo ideales del yoga, de la Verdad y el amor.

La fe es muy importante dentro de un ashram o monasterio, la fe que sientes por tu maestro espiritual debe incluir fe hacia tu líder o guardián más cercano quien también debe representar la instrucción del maestro espiritual. Nos capacitamos para servir mejor, haciendo las cosas de la mejor manera, inspirando y ofreciendo lo mejor para hacer feliz a los demás. Cuando se pierde esta fe, todo se desintegra, y qué decir de las relaciones. Confiar en el maestro espiritual significa que tienes fe que él tiene el poder y la capacidad para solucionar o aliviar todos los problemas de tu vida y de la comunidad. El maestro espiritual no sólo hace eso, sino el nos guía en el camino hacia Dios. También lo hace tu líder y las Sagradas Escrituras, porque ellas revelan la verdad, sin esto el proceso se vuelve una institución.

La autoridad es amor y confianza, y debe representar a la verdad con todas sus cualidades pues representar la verdad es un servicio de gran responsabilidad y dedicación. Si no hay de esto en la autoridad, es mejor buscar otra autoridad y si no hay ninguna autoridad entonces es hora de conectarse con el maestro espiritual volviéndose una autoridad. Ser autoridad significa capacitarse para servir a otros, este es nuestro lema. Autoridad no es una posición donde todos me deban servir a mí, un líder está para ser el mejor servidor de todos y no para ser servido. Así te capacitas y cuando tu maestro espiritual no esté, debes continuar con sus enseñanzas. No debe existir la competencia entre líderes, pues el propósito es amor y confianza. Dasanudasa significa ser servidor del servidor, sólo eres importante para alguien que sirves, así como para un niño la persona más importante es su mamá, porque es la que más lo cuida.

No debemos criticar los pequeños esfuerzos que se hacen en el intento de servir, más bien debemos agradecer que existan personas que quieran regalar su vida por nuestra felicidad, sobre todo si esa persona representa de buena manera lo que tu maestro espiritual quiere darnos. Lo contrario daña nuestra fe, no debemos dudar de ello, a menos que creas que lo puedes hacer mejor, así te darás cuenta que no es una posición cómoda. Todos somos invitamos a hacerlo de una u otra manera, es la naturaleza porque conciencia de Dios es la religión de la libertad. Con esto no quiero decir que en un momento alguien me inspira y en otro momento no. Tu maestro espiritual debe tener plena autoridad en tu vida. El encuentro con un Vaisnava es revolucionario, así le debo mi vida a Srila Prabhupada y a Srila Sidhar Maharaj por cambiarla y hacer de ella algo bueno.

Por último, quiero agradecer a todos quienes me han expresado bellos sentimientos vía mail por el día de mi cumpleaños. Sus muestras de afecto son muy cariñosas y pertenecen a Srila Prabhupada, porque él me rescato de ser un inútil para ganar su compañía y la de ustedes. El dinero no puede pagar por una relación de corazón a corazón, qué decir de placeres demandantes como la intoxicación, sexo ilícito o la fama, éstos no tienen ninguna importancia, y Srila Prabhupada nos salvó del estar involucrado en éstas pérdidas de tiempo. Sin duda alguna, el mundo material nos ofrece bastantes situaciones de conflicto, pero en asociación de los devotos es más fácil poder sobrepasarlas.

Un gran abrazo del fondo de mi corazón deseándoles siempre lo mejor
Vaisnava dasanudas
Swami B.A. Paramadvaiti