La importancia que tiene la vida brahmínica - Boletín 020 Junio 2012

Queridos lectores:

Hoy quiero meditar junto a ustedes sobre la importancia que tiene la vida brahmínica, el impacto social de los brahmanas y la relación del Señor Krishna con ellos. La escuela de Srila Prabhupada es un centro de formación de brahmanas, de líderes conscientes para la humanidad; es la conciencia brahmínica la que debemos compartir con todo el mundo y así ofrecer más vidas al servicio de Dios.

Un brahmana es conocido por sus cualidades. Un brahmana no es un brahmana por nombramiento, un sanyasi no es sanyasi por nombramiento, el líder de un templo no es líder por nombramiento y el maestro espiritual no es maestro espiritual por nombramiento. Uno es quién es y debe calificarse para ser quién quiere llegar a ser, lo que significa que nuestras actividades deben estar guiadas por el ideal de llevarlas a la perfección. La perfección es amor, no existe amor sin el deseo y la intención de hacer las cosas con la mayor dedicación. El Señor Krishna es muy claro en ello y en el Bhagavad Gita se refiere claramente a la perfección de la vida espiritual.

El proceso de Bhakti Yoga está basado en el amor, amor significa dedicación, es decir, realizar el mayor esfuerzo por acercarse a la perfección. Las cualidades de un brahmana están sustentadas en la intención y la naturaleza de sus actos, por ello es muy importante la calidad del servicio que realizamos como ofrenda a Dios. Puede que nuestro intento tenga fallas externas, pero son el amor y la entrega interna los que van a priorizar. Debemos aplicar la intención de perfección en todo lo que hacemos; el ser negligentes sólo le resta importancia a ello, eso significa que no hay amor por lo que estamos realizando ni por el proceso que practicamos.

La cultura védica es muy refinada, es una cultura de adoración, en ella todo es culto: el culto a la poesía para Dios, el culto a la decoración para Dios, el culto de la prédica y la publicación de libros trascendentales, el culto a dedicarse con mucho amor a todas las almas que están buscando a Dios. Las palabras culto y cultura están muy relacionadas, por eso para un brahmana lo más importante es la cultura, es decir, ser adoradores, cultos y responsables. Debemos cuidar hasta el más mínimo detalle, tratar de hacer las cosas a la perfección y con amor porque mediante la perfección del servicio devocional podemos alcanzar la Meta Suprema, el darshan de Krishna, el encuentro con Dios mismo. El proceso es cantar Hare Krishna y ejecutar el arte de la devoción a la perfección.

Un brahmana debe esforzarse por desarrollar cualidades, intentando no sólo imitar, sino comprendiendo lo que realiza. Si bien el proceso comienza con la imitación de las buenas cualidades de los más avanzados, nuestro intento debe estar dirigido a la comprensión, luchando por captar la esencia real de las cosas y no sólo copiando actitudes externas. Los brahmanas son la cabeza de la sociedad, son los líderes y protectores de ella; son los brahmanas quienes deben orientar a todas las partes que componen el esquema social. Él debe ser capaz de compartir con claridad el objetivo a seguir y el camino que nos lleva a éste, porque a través del brahmana habla el guru parampara, las escrituras y la Suprema Verdad.

Debemos concentrar nuestro esfuerzo en educarnos y calificarnos como brahmanas. Debemos educar a los que están cerca a nosotros y a quiénes están bajo nuestro cuidado. Ellos serán los líderes espirituales del futuro. La Conciencia de Krishna es una escuela para Brahmanas que entrena a las personas para salir de este mundo e ir de regreso a Dios, de vuelta al hogar. Ese es el objetivo de cada uno de nuestros días.

Un brahmana tiene una inmensa responsabilidad, una consagración espiritual, una entrega continua hacia los demás sin importar las condiciones externas. En el amor divino se muestra que Radharani es la máxima figura de entrega y devoción. Ella representa el refugio (asraya) y expande Su refugio hacia las demás entidades vivientes. De igual modo que el Señor Supremo distribuye Su amor hacia toda la creación, un brahmana debe amar de forma ecuánime a todos por igual. Ecuanimidad es una de las características fundamentales del brahmana, es imparcial ante el día y la noche, el dolor y la felicidad, la honra y la deshonra, la salud y la enfermedad. De esta manera nos volveremos dignos de ofrecer refugio a los demás, pues cuando realizamos algo por los demás desde nuestro corazón no esperamos recibir agradecimiento por ello, sino que es hecho espontáneamente gracias al compromiso de amor que tenemos.

De esta manera, podemos entender que la Conciencia de Krishna, o la conciencia brahmínica, requiere de gran responsabilidad, porque no se trata sólo de impartir conocimiento, sino debe existir una asimilación de éste en la vida diaria y por supuesto reflejarse en la relación que tenemos con quiénes nos rodean. Como estudiantes de Bhakti Yoga estamos en constante capacitación para volvernos dignos de ofrecer refugio a los demás. Debemos calificarnos en el servicio a Dios y guiarnos por la misma intención de perfección, siempre muy deseosos de pasar todos los exámenes y las pruebas que llegan. Pues la vida brahmínica es vida de aprendizaje, cuando dejas de aprender es cuando empiezas a envejecer.

Ese es el mensaje, nunca perder el entusiasmo y siempre dar lo mejor de sí para hacer las cosas a la perfección como una ofrenda de vida a Dios.

Me despido como un servidor de todos ustedes
Con afecto

Swami B. A. Paramadvaiti.