Limpieza externa e interna

Queridos devotos nuestra misión tiene un gran objetivo, construir santuarios en el corazón de cada ser. Debemos cuidar el santuario que existe dentro y fuera de nosotros, luchar por ser serviciales y limpios.


Ofrenda tu servicio. Ofrendar significa ganancia. Cuando tú ofrendas algo, tú recibes. El principio del Bhakti yoga es el gozo de dar, por eso somos los más ricos de la tierra, porque todo lo que recibimos lo damos. En el dar está la vida. En el tomar está la muerte. Si tú quieres tomar algo pierdes esta riqueza del querer cuidar.


Por ello un devoto es aquel que protege y cuida promoviendo una vida saludable que busca proteger a la Madre Tierra. Debemos tener muy en cuenta evitar algunos detalles que son perjudiciales para la Naturaleza, por ejemplo, la quema de plásticos, no maltratar a otros seres, sean humanos o animales y no usar nada que no que venga del matadero. Para cualquiera que desee cultivar una mentalidad ecológica esto está completamente prohibido, porque envenena la sangre de las personas y a la propia Madre Tierra. Por ello fomentamos los cultivos orgánicos y celebramos a todos los campesinos que, a pesar de todas las dificultades que les imponen, se dedican a mantener su producción saludable. Dejemos de enfermar y ensuciar el mundo.


Podemos alcanzar la perfección mediante la misericordia de convertirse en alguien humilde y limpio. Volverse en alguien que limpia. Esta es la razón por la que nuestras Eco-aldeas y templos deben ser ejemplos de limpieza. Puedo decir sin temor a equivocarme que si algo está sucio en el exterior, en el interior también está sucio. A medida que vamos limpiando externamente también vamos trabajando por mantener la limpieza interna de nuestro corazón, cuidando las relaciones Vaishnavas que son algo muy importante. Ellas están basadas en el cuidado y la amabilidad.


Las relaciones deben ser de corazón con quienes estamos. Siempre se sabe que en una comunidad hay conflicto, por las decisiones, gustos y opiniones diferentes, etc. Pero todos los conflictos son un teatro de Krishna para fortalecernos. Krishna quiere lanzarnos a las buenas o a las malas.


Seguir el camino de la conciencia es algo costoso, requiere una gran inversión no sólo de dinero, sino más bien de esfuerzo, tiempo y trabajo; pero es lo único que tiene el poder de despertarnos de la ilusión. ¿Cómo? Volviéndonos activistas conscientes del Amor Espiritual. Los devotos deben ser conocidos por ser guardianes consecuentes de la Tierra. Promotores del Amor Universal. Para eso tenemos muchas herramientas a la
mano que debemos utilizar. Pero primero debemos volvernos consumidores conscientes y consecuentes. Dejar de utilizar los productos que tienen alguna relación con el maltrato a otros seres. Debemos vincular a la gente en este activismo espiritual. Quizás sea diferente en la forma, pero la esencia es una sola: que la gente se vuelva consciente y comience a ser vegetariana para volverse más sensible con su entorno. Por ello el convertirse de alguna manera en parte de la solución para ayudar a la Madre Tierra es también una gran ayuda para uno mismo y su familia.


Es nuestra clara intención servir a la humanidad, a los animales y la Madre Tierra a través de todas las actividades que realizamos. Siempre debemos mantenernos pendientes de ello. Por ello, los invito volverse activistas del medio ambiente hoy mismo; el sólo hecho de hacer que otros se vuelvan vegetarianos significa que ya eres un activista.