Ocupar Bien la Mente

La mente es fluctuante y fácilmente influenciable. La gente lo sabe y se aprovecha de ello, a sabiendas o inconscientemente. Por ejemplo, la gente se viste bien para dar una cierta impresión en las mentes de otras personas. Los expertos publicistas usan esto para influenciar a la gente a que compre productos, creando imágenes y familiaridades en sus mentes. Inmediatamente la mente se pierde en esos pensamientos. Controlar la mente es algo muy importante.

El Bhagavad Gita nos dice que la mente es nuestra enemiga si está descontrolada pero que es nuestra mejor amiga si la controlamos. Es por esto que sólo controlando la mente es posible superar los límites materiales y avanzar espiritualmente. La riqueza, la fama y la atracción sexual son los tres tipos prominentes de lujuria que nos mantienen en aquella condición material. Ellos son la fuente de la mayoría de los problemas que tenemos que afrontar en nuestras vidas. Entonces, si seguimos esta clase de atracción sin restricciones, la mente será nuestra enemiga, mientras que por regular estas atracciones, la mente se volverá nuestra mejor amiga.

La mente forma parte de nuestro cuerpo sutil material, que consiste en la mente, la inteligencia y el ego falso. Pero nosotros, nuestro verdadero Yo, es diferente. El alma es de naturaleza espiritual. De modo que por servir los deseos de la mente y el cuerpo, nos volvemos materialmente condicionados. Por servir las necesidades del alma nos liberamos de este enredo. Un maestro espiritual nos mostrará como hacer esto.

La mente siempre está buscando una dirección donde ir, y la presencia de una autoridad en nuestras vidas es lo que nos ayuda a controlar nuestra mente debido a que la autoridad siempre se queda en una posición fija, mientras que la mente es de naturaleza fluctuante. La más alta autoridad es Dios. Pero en nuestra presente condición no tenemos una conexión cercana con Él. Por lo tanto, tenemos que encontrar a un representante de Dios, un maestro espiritual como una autoridad en nuestras vidas. Un maestro espiritual nos guiará hacia una vida elevada porque él puede ver las cosas sin la perturbación de la mente ni motivaciones egoístas. Sin la aceptación de una autoridad bienqueriente, aceptaremos autoridades falsas y seguiremos confundidos.

Gran parte del yoga trata sobre el control de la mente. Otra gran ayuda para controlar la mente proviene de la recitación de mantras. La palabra 'mantra' en sí misma consiste en las dos sílabas 'man' y 'tra'. 'Man' viene de 'manah', que significa mente, y 'tra' viene de 'trayate', que significa liberación. Así, los mantras están destinados a ayudarnos a controlar nuestra mente. El maha mantra “Hare Krsna”:
Hare Krsna Hare Krsna
Krsna Krsna Hare Hare
Hare Rama Hare Rama
Rama Rama Hare Hare

Este mantra es llamado: “el gran mantra”, porque nos conecta directamente con la plataforma superior y nos ayuda de inmediato a fijar nuestra mente en lo divino.

En conclusión, la forma más elevada de controlar la mente es ocuparla en servicio devocional al Señor rindiendo servicio a un maestro espiritual. Este es el proceso que nos revelará el objetivo más elevado de la vida.