La agresividad en los alimentos

Mis queridos amigos, hoy quiero hablarles de la agresividad y como protegernos de ella. Cuando tus relaciones se basan en la agresividad, pierdes la habilidad de la convicción, del razonamiento y el poder de manejar la belleza del intelecto.

Las personas que practican la agresividad se distinguen en varios aspectos, algunos de ellos acostumbran levantar la voz de manera excesiva e intimidante, chantajear a otros, engañar e incluso llegan a la violencia física. Eso indica que esas personas no practican la bella arte del pensar y reflexionar, mucho menos se acercan a la espiritualidad. Guiados solo por sus fines egoístas, ellos acuden a diferentes tipos de violencia: verbal, psicológica y hasta peores. Un ejemplo de ello es el caso de las fuerzas militares, otro caso es el de los criminales.

Las fuerzas militares actuales, no tienen base en el amor o el respeto de los seres, logran sus objetivos creando temor en los demás. Los criminales basan sus actos solo en la violencia. Otro ejemplo que parece pasar oculto, pero que es completamente agresivo es el de la industria agraria contemporánea. Un tema en moda estos días, pues la gente en los campos se está comenzando a dar cuenta que están siendo engañados.

¿Dónde se ve la agresividad en la industria agraria?

En la creación de semillas suicidas que no se reproducen y además en la toma del patente de ellas. Penalizando la reproducción de semillas comunes que se han sido utilizadas ancestralmente durante millones de generaciones mediante la creación de leyes que impiden que la gente del campo pueda reclamar lo que es justo, llegando al punto de confiscar sus semillas y destruirlas. Es tan injusto y agresivo el actuar de esas compañías multinacionales que buscan controlar las semillas y la producción de alimentos, impulsando leyes que penalizan a las personas que tengan semillas nativas en sus campos. La famosa empresa Monsanto acaba de contratar una compañía llamada “black water” que es una organización militar privada de los mercenarios más temidos del planeta. Entre ellos ya hay un contrato de medio millón de dólares para crear terror hacia las organizaciones internacionales que luchan contra los transgénicos, creando discrepancias entre ellos y utilizando quien sabe que otras artimañas para esto.

La agricultura industrializada y la supuesta “revolución verde” no han sido más que una gran mentira a través de la cual se quiso invadir los campos agrícolas con químicos que previamente han sido utilizados para manufacturar bombas, como la urea, por ejemplo. De esta manera, ellos han tratado de controlar el mercado de la comida del Planeta entero mediante los fertilizantes que les ponen a los cultivos, además de la imposición de un sistema no natural de monocultivos y de la adquisición de tierras mediante acuerdos políticos sucios.

En un inicio nadie se dio cuenta de lo que estaba ocurriendo, la gente pensaba que estas compañías multinacionales estaban trabajando contra el hambre mundial, pero a estas alturas, hasta el último campesino se ha dado cuenta de la agresividad en contra de la libertad. El único resultado detrás de ello es: hambre y miserias para los campesinos y para todo el resto de la sociedad. Imaginen lo grave de la situación: unas pocas personas detrás de unas compañías internacionales están tratando de apoderarse de la agricultura en todos los países, en el mundo entero, manteniendo a los gobiernos sobornados o amenazados para mantener sus intereses egoístas. Eso no es saludable. Es es agresivo y hasta detestable. Sin exagerar, podemos calificar a estas personas como sin corazón e incluso sin cerebro, pues su forma de actuar va en contra de los intereses de sus propios hijos. Están en un estado de barbarie muy profundo y necesitan ser enfocarse en buen propósito para salvar el Planeta de un desastre peor de lo que ya existe.
La situación actual es mala, solo si queremos ir de mal en peor debemos dejar todo como está y mantener silencio. Caso contrario, debemos hacer algo. En el Bhagavad Gita, Krishna le dice a Arjuna: “Levántate y lucha con la espada del conocimiento”, además, le agrega que debe actuar con amor. Esa es la clave para resolver todas esas problemáticas: convertirnos en activistas contra todo este desastre, pero activistas respaldados en la no violencia y en el amor. Porque sin amor no se soluciona nada.

Con todo mi afecto me despido de ustedes, esperando sembrar la semilla del respeto y la paz en cada uno de ustedes.

Swami B.A. Paramadvaiti