Cultivar el agradecimiento como una forma de vivir

La práctica espiritual diaria, el sadhana personal que nos fijamos como objetivo para encontrar el propósito del alma en una era tan difícil como Kali Yuga, nos lleva irremediablemente a ser auto – críticos, tenemos que cuestionarnos nuestro actuar. ¿Cuál es mi propósito en esta era de Kali Yuga? La Sagrada Escritura llamada Srimad Bhagavatam en uno de sus versos ( SB 1.1.10) nos explica que esta era es muy compleja, ya que la humanidad vive menos tiempo y se encuentra siempre perturbada, por lo tanto, el tener alcance estas escrituras es una posibilidad para despertar. Conocer nuestro propósito supremo es una invitación que hemos recibido desde muchas vidas atrás, desde las eras Satya Yuga, de Treta Yuga y de Dvapara Yuga, pero el permanecer aquí nos demuestra que aún insistimos con la idea de: "Yo quiero ésto, yo quiero lo otro".

Sin una espiritualidad profunda nada va suceder, nada puede ser cambiado sin el deseo sincero, Sri Krishna dice: "ofrece un vaso de agua o una flor con amor y devoción" ¿Qué está diciendo entonces? Que cualquier cosa ofrecida con agradecimiento será aceptada y algo que no sea agradecido no te alimentará espiritualmente. Puedes beber agua, respirar el aire y recibir diariamente un plato de comida, pero sin la acción de agradecimiento los objetos no serán más que objetos; la comida, el agua y el aire son cosas imperceptibles.  Ser agradecidos con Dios, con la Madre Naturaleza es algo fundamental, al hacerlo verás que tu fe será cada vez más fuerte.

En esta era de Kali Yuga si no tienes fe en lo divino, un día despiertas y te sientes agotado de una existencia que no quieres, un trabajo que no te gusta, responsabilidades que te agobian y no preguntas por quién respiras, por qué tomas agua o por qué consumes el alimento que comes. Sin Sri Krishna no hay sabor, el rasa de nuestra vida es entender que la vida misma es un servicio y que por lo tanto esta ofrecida a alguien más. Esto por sí solo, responde nuestra pregunta: El propósito de vivir en Kali Yuga.

Srila Bhaktivinoda Thakur oraba al señor por devoción sincera: "Todos los demonios alcanzaron tus pies, pero aún aquí yo me encuentro, Gopinath". Una verdad desgarradora, pero aún así, Srila Prabhupad llegó a Occidente dónde las mentes no pueden ser motivadas con verdades cortantes, y Él nos dio a conocer que existen tres formas para aprender en el mundo material; aprender a través de la escucha, del sufrimiento o  ni siquiera sufriendo. En todos los casos, siempre hay una segunda oportunidad, el ciclo comienza otra vez, incluso para lo más tercos, ¿y sabes por qué? Porque Dios nos ama independiente de nuestra testarudez, nos ama tanto que no puede quitarnos nuestro libre albedrío, confía en nuestras decisiones aún sabiendo de antemano qué camino vamos a escoger.

Gratitud, gratitud y más gratitud, porque después de la gratitud viene el regocijo, sin gratitud no hay alegría y el proceso de esta era es cantar, comer y bailar. El Señor Caitanya Mahaprabhu nos invita a vivir en alegría y regocijo, porque queridos míos, quién no agradece se entristece, se marchita como el loto sin agua. Hemos sido hijos de una sociedad moderna que nos enseña a desafiar y a desconfiar de los consejos de personas que se encuentran mas avanzadas que nosotros, pero a pesar de ello siempre se ha buscado consuelo, una palabra amable y allí ya no hay desconfianza solo agradecimiento. Es mejor apreciar todo  lo que se recibe con profunda gratitud.

Un gran abrazo afectuoso para todos ustedes,
Swami B. A. Paramadvaiti