Unidos de corazón para el corazón de nuestra Madre Tierra

Querido lector,

Estamos muy felices, ya que con ayuda de algunas campañas a nivel mundial hemos tenido grandes logros por el cuidado de la Madre Tierra, por ejemplo una gran cantidad de árboles plantados en varias comunidades ecológicas. Me siento honrado de que podamos participar en esto tan bello, unidos por una Madre Tierra libre de explotación, pues la importancia del oxígeno, contrarrestar la desforestación y el incendio del amazonas creó un movimiento de iluminación para la mayoría de las personas. Especialmente, con los nuevos desarrollos en la política Norteamericana con relación al medio ambiente, siento que esto es un llamado para despertar porque las multinacionales dicen: “Dinero es Dios”. Al interés económico no le importa la Madre Tierra, los pueblo ancestrales, los campesinos y mucho menos nuestros hermanos pequeños, los animales.

Este es un momento histórico para despertar, porque si no despertamos aquí en comunidad tejiendo una red de solidaridad con la tierra, con nosotros y con la divinidad luego será muy tarde. Es muy penoso que alimentar al ganado solo tenga un propósito y que sea aumentar el consumo de carne en las personas, y está confirmado que la carne nos enferma es cancerígena, posee venenos diversos que poco a poco están acabando con nuestro Hogar.

Las Naciones Unidas declaran que: "Un cambio global hacia una dieta vegana es vital para salvar al mundo del hambre, la escasez de combustible y los peores impactos del cambio climático”, es decir,  solo una alimentación libre de crueldad animal daría gran futuro a la humanidad.

La Madre Naturaleza nos ofrece una gran variedad de alimentos que nos demuestra, que no hay necesidad de explotación, es solo decidirlo y ser responsable, así verás los miles de beneficios que esto traerá para tu vida. Esto empieza con el deseo de ser mejores hijos para la Madre Tierra, haciendo una oración de corazón por la Madre Tierra. Por esto, en la cultura vaishnava practicamos el vegetarianismo que es algo primordial para el desarrollo de muchos valores como la compasión, respeto, nosotros sabemos ser muy felices con lo que tenemos porque sabemos que es lo que Dios nos da.  


Lo más importante aquí es unirnos para que juntos podamos proteger nuestra Madre Tierra, los pueblos ancestrales, los campesinos y los animales. Hace unos años recibimos una invitación para ser parte de las Naciones Unidas del Espíritu, que representa la oración de los pueblos originarios para la protección de los ríos, las montañas, los animales, por la toda la humanidad.

Pido de corazón a todos aquellos que lean este mensaje, que por favor lo difundan y empecemos a practicar más el cuidado y protección de nuestra Madre Tierra.

Con afecto,
Swami B.A. Paramadvaiti